martes, 31 de mayo de 2011

El Libro del Tesoro.




Hace muchos años, en un reino, vivía una señora viuda con su hijo.
Cuando creyó que estaba cerca el final de su vida, lo llamó y le dijo:
- “Hemos vivido en dificultades porque somos pobres, pero te entrego
esta riqueza:
Este libro me lo regaló un mago poderoso, en sus páginas están todas las
indicaciones necesarias para encontrar un gran tesoro; yo no tuve fuerzas
ni tiempo para leerlo, pero ahora te lo doy. Sigue las instrucciones y llegarás
a ser rico”.

El hijo, tiempo después de la tristeza inmensa por la pérdida de su madre,
empezó a leer aquel libro grueso, antiguo y precioso, que comenzaba así:
“Para llegar al tesoro, debes leer página por página. Si saltas y lees el final,
el libro desaparecerá por arte de magia y no podrás hallar el tesoro”.

Luego, describía las riquezas, pero en la segunda página, el texto continuaba
en lengua árabe. El joven, que ya se imaginaba rico, pero que no quiso correr
el riesgo de que otro se enterara, se puso a estudiar árabe, hasta que pudo
leer sin problemas. Más adelante, advirtió con sorpresa, que el libro continuaba
en inglés y, después, en chino. Con paciencia, estudió cada idioma.

Mientras tanto, aprovechó el conocimiento de varias lenguas y empezó
a ser conocido como el mejor intérprete de su ciudad, con lo que su situación
económica ya no era tan difícil.

El libro seguía con instrucciones para administrar el tesoro. El joven, con
mucha voluntad, estudió economía y comercio y se capacitó también sobre bienes
muebles e inmuebles, para que no lo engañaran cuando tuviera el tesoro. Por sus
nuevos conocimientos, su fama se extendió hasta la Corte, donde lo nombraron
Administrador General.

Finalmente, el libro indicaba cómo usar instrumentos para llegar al lugar del
tesoro, la forma de construir un puente, cómo aplanar una calle, apartar la
tierra y abrir las puertas de piedra. Siempre con la idea de que nadie lo
ayudara, para no confiar su secreto, el joven, quien había llegado a ser muy
culto y respetado, estudió ingeniería y urbanismo.

Al ver el rey su valor y preparación, lo nombró Ministro y Arquitecto de la
Corte y, finalmente, Primer Ministro. No existía en el reino alguien tan culto e
inteligente como quien había llegado al final de la lectura.
El día que se casaba con la hija del Rey, llegó a la última frase y pudo leer:
“la riqueza más grande, es el conocimiento”.


Autor: Desconocido.

12 comentarios:

  1. La cultura popular, ¡cuánta sabiduría encierra!
    Qué suerte ha tenido la humanidad con la existencia de aedos, rapsodas y juglares, que fueron recogiendo mitos y leyendas de transmisión oral por aldeas y pueblos, desde tiempos inmemoriales, y cantarlos o recitarlos en lugares a los que el azar o su libertad les hubiera llevado.
    Más tarde, algún escritor listo vería una mina de oro en dichas leyendas y las transcribiría por escrito con cierto estilo.
    Com tu també vius al Païs Valencià, coneixeràs el gènere literari de les rondalles, contes populars de transmissió oral de temàtica variada, del cual Enric Valor ha sigut l´escriptor què més ha fet per conservar aquesta tradició oral, donant-li-la, és clar, la seua visió i el seu estil.

    Fins aviat

    ResponderEliminar
  2. Hola Durruti bienvenido, tienes razón en que tenemos mucha suerte de que de una manera u otra se hayan ido conservando leyendas, cuentos, etc y así poder disfrutar de ellos ahora, gracias a esos escritores que aunque se hayan pasado de listos pero los podemos leer en nuestros días.

    Vivo en la Comunidad Valenciana pero no soy valenciana y por respeto no hablo el Valenciano, ya que lo prefiero antes que hablarlo mal pero si lo entiendo todo aunque todavía se me escapa alguna que otra palabra, conozco mucho las tradiciones valencianas y lo que me dices de las rondallas, etc, lo que no conozco y espero no te ofendas es al autor que me dices ya que el leer Valenciano me cuesta mucho por los motivos que antes te he dicho, y sabes que el leerlo es mas difícil que hablarlo, cuando leo que me gusta mucho me gusta enterarme de lo que estoy leyendo, lo siento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Unnnnmmm! que leyenda más bonita Piruja,cuanto encanto y sabiduría en estos manuscritos...Sabes,yo tengo algunos de estos manuscritos antiguos herencia de abuelos y tatarabuelos y más lejanos,y solo tenerlo en la mano ya me causan emoción y esa magia que encierran algunos...Gracias por compartir tan linda historia...Besos + un cino..

    ResponderEliminar
  4. Ahora que sabes que puedes, puedes. Xke sabes.

    ResponderEliminar
  5. Todos estos escritos encierran una gran sabiduría detrás, ya sabes que me encanta leerlas, creo que aprendo mucho a través de ellas, en todos los sentidos.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Carmen, me alegro que te haya gustado la leyenda, debe ser muy emocionante como bien dices tener esos manuscritos tan antiguos en tus manos y saber que han pertenecido a familiares tan lejanos, una verdadera gozada tener ese tesoro, las gracias a ti por compartir esta experiencia con nosotros.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Garcibañez, me hace gracia tu comentario y si te digo la verdad no lo entiendo lo siento, pero de saber no se nada de nada, por eso no puedo por que no se :)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Hola Lurd, si que es verdad que si nos paramos a leer con detenimiento vemos que encierran muchas verdades estos escritos, yo creo que están basados en la vida cotidiana del ser humano, y como tu vamos aprendiendo mucho de ellas, gracias.
    Besote!!

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias,por tus comentarios en mi blog.

    Gracias por decir que la gente de La rioja somos,muy buenos y nobles.
    Pero no te fies...(no por mi),pero como es bien sabido, hay de todo en todos los sitios.

    Da gusto entrar a este blog, con esta musica me estaria horas!!!
    Un besazo guapetona!!!

    ResponderEliminar
  10. Hola tianne, las gracias a ti por todo, ya se que en todos los sitios "se cuecen habas" pero...
    Otro besazo para ti!!

    ResponderEliminar
  11. "La riqueza más grande es el conocimiento". Muy cierto, pero no debe ser sólo para acumular fama y fortuna como el chico de la historia, si no también y mucho más importante aún, para ser cada día mejores personas y mejores seres humanos.

    ResponderEliminar

La vida no es esperar a que pase la tormenta..., es aprender a bailar bajo la lluvia.

Gracias a todos:)

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.